Estos síntomas clínicos son principalmente secundarios a una atrofia progresiva de la capa dérmica. Esto significa que a medida que pasa el tiempo el tejido no sólo se va dañando, sino que pierde progresivamente la capacidad de reemplazar lo que se perdió por tejido nuevo.

Estructura de la piel y envejecimiento

La piel tiene 3 capas: epidermis, dermis y el tejido cellular subcutáneo o hipodermis. El proceso de envejecimiento compromete todas las capas.

Las fibras de colágeno en conjunto con las fibras elásticas proveen la tensión fuerza y elasticidad propia de la piel. Los Fibroblastos de la capa dérmica  son los principales productores  y degradadores de colágeno y demás componentes de la dermis.

El envejecimiento de la piel se asocia a:

  • Reducción en la cantidad de colágeno (porque baja su producción y aumenta su degradación)
  • Cambios estructurales en la disposición de las fibras elásticas y aumento de su degradación.
  • Reducción del tamaño de los fibroblastos y disminución de sus funciones; mientras que se aumenta la producción de la enzima que degrada al colágeno.
Piel - Envejecimiento

Tratamiento con terapia celular

La intervención con terapia celular sobre una piel con signos de envejecimiento tiene el objetivo de aportar las herramientas necesarias para reconstruir la estructura de una dermis joven y de esta forma restablecer el equilibrio entre la producción y degradación de colágeno y las fibras elásticas.

Para esto se inyectan en la capa dérmica células mesenquimales pre diferenciadas a fibroblastos y células del sistema  inmune (linfocitos), que conjuntamente facilitan en el proceso de reparación y regeneración tisular. La acción de estas células permiten incrementar la cantidad de colágeno en la piel y balancear la producción de las enzimas que degradan a esta importante sustancia.

 

La reconstrucción del tejido es progresiva por ello se colocan células en las áreas afectadas en forma gradual. Dependiendo de la gravedad de la situación se programan de 3 a 5 aplicaciones con un intervalo de 4 semanas entre cada una.

El tratamiento conservador utiliza medicación antiinflamatorios de distinta potencia que pueden incluir infiltraciones locales con corticoides. Puede combinarse con rehabilitación que busca el fortalecimiento de diferentes grupos musculares y reeducación de la postural.

En todo momento se utilizan células propias. Las células mesenquimales se obtienen a partir de la grasa subcutánea y los linfocitos de la sangre periférica del propio paciente. Ambas células se cultivan y estimulan en el laboratorio con antígenos derivados del tejido cutáneo y tejido vascular, para luego ser implantadas de vuelta en la piel a tratar.

Las fotos a continuación muestran los cambios observados en personas que recibieron tratamiento cutáneo con células.

Rejuvenecimiento Facial - Boca - Antes
Rejuvenecimiento Facial - Boca
Rejuvenecimiento Facial - Ojos
Rejuvenecimiento Facial - Ojos

Células autólogas

Sin posibilidad de rechazo corporal o sobrecrecimiento

Ambulatorios

Los procedimientos no requieren hospitalización

No invasivos

No involucran instrumentos que rompen la piel o que requieran cirugía

Contáctenos

Compartir