Entre los cuerpos vertebrales existen discos de estructura fibrocartilaginosa que proveen soporte y flexibilidad a la columna vertebral. Los discos están compuestos por un núcleo pulposo rodeado de un anillo fibroso. El envejecimiento, la sobrecarga de peso y la predisposición genética, son algunos de los factores de riesgo más importantes para que se produzca la herniación o protrusión del disco intervertebral al canal medular o hacia los orificios de salida de los tractos nerviosos (Figura).

La herniación del disco comprime al tejido nervioso y provoca los síntomas clínicos propios de este cuadro: dolor lumbar, dolor irradiado hacia las piernas (ciática) debilidad muscular, compromiso en la marcha y equilibrio. Aproximadamente el 90% de las hernias de disco son en la columna lumbar.

Hernia de Disco

Tratamiento convencional

El tratamiento para la hernia de disco intervertebral puede ser conservador o quirúrgico teniendo en cuenta el cuadro clínico y las características de la lesión.  

La cirugía consiste en extraer parcial o totalmente el disco herniado y así lograr la descompresión del tejido nervioso.  Este tipo de procedimientos conlleva los riesgos propios de una cirugía de columna vertebral con anestesia general. La tasa de éxito de la cirugía depende entre otras cosas de la experiencia del cirujano y de las condiciones clínicas del paciente previas a operarse.  Entre 10 y 40% de las personas que fueron operadas no tienen resultados favorables luego de la cirugía y continúan con sintomatología como dolor, déficit motor, disminución de la funcionalidad e incapacidad para reintegrarse al trabajo. De este grupo de pacientes, entre 3 y 12% requerirá  una re intervención quirúrgica.

El tratamiento conservador utiliza medicación antiinflamatorios de distinta potencia que pueden incluir infiltraciones locales con corticoides. Puede combinarse con rehabilitación que busca el fortalecimiento de diferentes grupos musculares y reeducación de la postural.

Tratamiento celular

Para aquellas personas que no están aptas para tolerar una cirugía de hernia de disco por causas clínicas (edad avanzada, múltiples sitios de herniación, obesidad mórbida, compromiso cardiovascular o cualquier otro factor de riesgo asociado) o en aquellas que eligen no operarse, los tratamientos biológicos orientados a recuperar el componente cartilaginoso del disco son una opción

Se llama tratamiento biológico entre otras cosas cuando uno utiliza células con el objetivo de modificar  las condiciones del tejido dañado. En este caso en particular pueden aplicarse células mesenquimales pre diferenciadas a células productoras de cartílago en combinación con linfocitos activados por inyección directa en el disco guiado por radioscopia o tomografía. Este tratamiento tiene como objetivo aportar células que pueden diferenciarse a cartílago y controlar el proceso inflamatorio para detener el daño y generar un ambiente propicio para la reparación del tejido comprometido. No requiere cirugía.

Células madres mesenquimales
Implante de Hernia de Disco

La experiencia clínica ha demostrado que dentro del primer mes de recibir el implante el 90% de los pacientes experimenta una disminución significativa del dolor y mejoría en la funcionalidad. Entre los 3 y los 6 meses se observan cambios en la Resonancia Magnética respecto a la reparación del disco intervertebral, aumentando su volumen y reduciendo el componente herniado. 

Radiografía de Hernia de Disco

El material implantado proviene del propio cuerpo del paciente por lo que se evitan complicaciones tales como rechazo y sobrecrecimiento. Y debido a que se obtienen de fuentes renovables pueden aplicarse cuantas veces fuera necesario hasta lograr el objetivo buscado.

¿Que pacientes pueden verse beneficiados con esta terapias?

  • Personas que tengan contraindicada una cirugía (por la edad, por factores de riesgo asociados que impidan una anestésica o que no permitan una cirugía mayor)
  • Personas que no quieran realizarse una cirugía
  • Personas con lesiones tempranas con altas posibilidades de detener el proceso inflamatorio y evitar el daño severo.

Células autólogas

Sin posibilidad de rechazo corporal o sobrecrecimiento

Ambulatorios

Los procedimientos no requieren hospitalización

No invasivos

No involucran instrumentos que rompen la piel o que requieran cirugía

Contáctenos

Compartir