La terapia celular se basa en el hecho de que el organismo posee formas naturales de reparar daños causados por traumas físicos (golpes, lesiones, roturas) o por la suspensión de la irrigación sanguínea producida por accidentes cardiovasculares, trombosis, u otro traumas.

En la restauración se utilizan Células Madre combinadas con células del sistema inmunológico, con las cuales se preparan medicamentos biológicos o productos de ingeniería de tejidos, que se implantan en el paciente. Las Células Madre  poseen una alta capacidad regeneradora y las células del sistema inmunitario limpian el área de células dañadas o muertas y dirigen el proceso de reparación.

Diferenciación de Células

Diferenciación de Células Terapia Celular

Las células madre mesenquimales son células madre adultas capaces de diferenciarse en distintos tipos de tejidos, a la vez que mantienen su capacidad de autorenovación. Mediante el cultivo y la adición de linfocitos, estas células que se obtienen a partir de la grasa del propio paciente,  pueden diferenciarse a adipocitos (células del tejido adiposo), condrocitos (células cartilaginosas), osteoblastos (células del hueso), neuronas (células nerviosas), hepatocitos (células del hígado), tejido vascular  y células pancreáticas.

Tipos de Terapias

Respecto del tipo de tratamiento que se procura lograr se hace referencia al principal modo de acción que despliegan las células. Existen muchas, pero las principales son la inmunoterapia celular y la terapia reparadora.

Inmunoterapia celular

La inmunoterapia celular es un tipo de tratamiento que estimula las defensas naturales del cuerpo a fin de combatir enfermedades como el cáncer, o puede inhibir la acción del sistema inmune en caso de enfermedades autoinmunes como el lupus.

Terapia celular reparadora

La terapia celular reparadora que busca regenerar tejidos dañados. El proceso de reparación requiere mucha energía del propio organismo y altera el normal desenvolvimiento del todo. Por eso cuando la herida a reparar es muy grande, la reparación se transforma en cicatrización. Reparar significa regenerar el tejido dañado, Cicatrizar significa reemplazarlo por tejido fibroso.

Células madre adultas, autólogas, extraídas de grasa del paciente

Por esto existen dos condiciones muy diferentes para reparar: las lesiones agudas (aquellas donde el organismo pretende regenerar lo perdido o dañado) y las crónicas (aquellas donde el organismo ha cicatrizado el lugar, pudiendo, o no, haber dejado una reacción inflamatoria crónica).

Las terapias para situaciones agudas se basan en el uso de células madre, generalmente autólogas, en el momento óptimo del estado inflamatorio, para asegurar el máximo poder regenerativo del implante celular.

Este momento óptimo puede ser de muy pocos días, tal como ocurre en el Infarto Agudo de Miocardio (IAM) que transcurre entre el día 7 y el día 10 post infarto. Fuera de este período las células solo actúan como un tónico cardíaco, pero no como un elemento pro-regenerador.

Para tratar pacientes fuera de este período, o en situaciones de cronicidad se debe combinar el uso de glóbulos blancos del paciente, asociados a células madre del paciente.

Ciertas patologías, como la muerte de los tejidos de las piernas por mala circulación, así como el enfisema pulmonar siempre manifiestan un estado inflamatorio pro-reparador, por lo que en estos casos la sola inyección de células madre sería suficiente.

 

Usos de Terapia Celular

Protocolos del CIITT

Basados en los conocimientos aprendidos durante el desarrollo de los diversos ensayos clínicos, propios y ajenos, ya realizados, las terapias de nuestro centro cumplen con las siguientes fases de trabajo:

Procedimientos de Terapia Celular
Obtención

Las células necesarias para la realización de las terapias se obtienen mediante dos procesos:

Aféresis: procedimiento mediante el cual se obtienen los linfocitos a partir de la sangre del paciente.

Lipo-aspiración: las células madre se obtienen de la grasa del propio paciente, mediante la microaspiración.

Separación y Activación

En el laboratorio se realizan los procesos necesarios para generar el material terapéutico, bajo condiciones de extrema seguridad biológica:

- Cultivo de células

- Diferenciación en el tejido deseado

- Relación de células

- Separación celular

Implantación

La implantación de las células madre se realiza bajo guía ecográfica o radioscópica, de manera ambulatoria y no invasiva. Este proceso se adecúa a la terapia que se va a realizar y la dolencia a tratar.

Células autólogas

Sin posibilidad de rechazo corporal o sobrecrecimiento

Ambulatorios

Los procedimientos no requieren hospitalización

No invasivos

No involucran instrumentos que rompen la piel o que requieran cirugía

Conecta con CIITT

(+549) 11 4090-8008
info@ciitt.org
Fitz Roy 2453, Buenos Aires

Contáctenos

Compartir